Herramientas Personales
Usted está aquí: Inicio Noticias Crean nanotubos para combatir contaminantes
Entrar


¿Ha olvidado su contraseña?
¿Nuevo usuario?
 

Crean nanotubos para combatir contaminantes

por admin Última modificación May 31, 2010 09:01 AM

Investigadores realizaron el procedimiento electroquímico de síntesis de nanotubos de óxido de titanio (TiO2), material que puede tener una amplia aplicación en la limpieza de contaminantes en agua. Entre los atributos del TiO2 obtenido por los académicos está su rapidez e inocuidad para ser empleado en la limpieza de cuerpos de agua contaminados con colorantes, detergentes, pesticidas, compuestos de benceno, cromo, fármacos y solventes organoclorados.

La reacción es acelerada por el tamaño nanométrico del TiO2 y es el único proceso que se realizaría en el tratamiento, por lo que no deja subproductos que posteriormente tuvieran que ser removidos como suele suceder con la aplicación de químicos, que además tienen reacciones más lentas.

El sistema propuesto para iniciar los experimentos de laboratorio que probarán la eficiencia de la reacción en el tratamiento de agua contaminada, está compuesto por una placa de titanio que en una de sus caras tendrá la aplicación del TiO2 obtenido del procedimiento electroquímico de síntesis, y luz para lograr la producción de electrones que se necesita para la reacción.

El maestro Hugo Eduardo Solís Correa, del Área de Química y Fisicoquímica Ambiental de la Unidad Azcapotzalco, integrante del equipo de trabajo del proyecto “Síntesis anódica de nanotubos de titania y algunas aplicaciones en curso”, explicó que en una escala mayor, la reacción podría incluso realizarse con luz solar, ya que posee luz ultravioleta.

Otra posible aplicación es en sensores de compuestos; la industria hidrogenadora de aceites, por ejemplo, utiliza manómetros para conocer la presión total de este gas, una detección cualitativa que podría ser mejorada con una cuantitativa, por medio de sensores que lograran medir la cantidad de hidrógeno, pormenorizó el académico del Departamento de Ciencias Básicas.

El procedimiento electroquímico de síntesis con el que los académicos consiguieron que el TiO2 crezca en forma de cilindros de dimensión nanométrica y no de polvo –como sucedería con el procedimiento químico–, se realizó utilizando glicerina contaminada con fluoruro de amonio –como electrolito–, un electrodo de platino como cátodo y una lámina de titanio –metal sobre el cual crece el TiO2– como ánodo.

El maestro Solís Correa detalló que el TiO2 presenta cualidades semiconductoras cuando es irradiado con luz ultravioleta, y se observó que esta reacción aumenta en forma significativa con la dimensión nanométrica del TiO2 obtenida con la síntesis anódica.

Las cargas positivas y negativas generadas en el proceso de reacción con luz ultravioleta se utilizan en reacciones químicas para oxidación o reducción de especies, por ello pueden aplicarse en la degradación de contaminantes químicos presentes en agua.

El doctor Víctor Barrales Guadarrama, del Departamento de Electrónica de la Unidad Azcapotzalco, y el doctor Rafael Quintero Torres, de la Universidad Nacional Autónoma de México, forman parte del equipo de trabajo que lleva a cabo este proyecto.

Fuente: La Jornada en la Ciencia

Acciones de Documento